La Caza una tradición de padres a hijos

Esta noche pasada mientras sentado en mi puesto de espera con una luna mágica y en el silencio del campo me dio por pensar.

Por Marcos Ruiz Espín

Miraba hacia donde estaba mi padre sentado y por mi cabeza fluían recuerdos del pasado, cuánto tiempo ya, esta escena se ha repetido tantas veces a lo largo de los años.

De las primeras noches, donde solo era un pequeño que venciendo su miedo y el sueño, era tan feliz, por estar con mi padre en el campo, junto a Él, mis ojos intentaban mantenerse abiertos no querían perderse nada siempre pendiente de un gesto, una seña algo que me indicara lo que ocurría, ese aviso inminente que me dijera que algo importante estaba a punto de pasar.

Pero el tiempo pasa, sin decir nada, solo pequeños detalles son los que te avisan de que las cosas cambian, ya no estoy sentado junto a Él, ya no es el que está pendiente de mi, pero donde yo me sentaba no está vacío, otro cuerpo diminuto ocupa mi lugar, otros ojos luchan por vencer el sueño, y el miedo, esos ojos también son azules, como los míos y los de mi padre.

Mi lugar lo ocupa un nuevo hijo, mi hijo, y el lugar de mi padre lo ocupa un nuevo padre, yo, la historia se repite solo cambiaron los protagonistas, el padre es ahora abuelo, el hijo es ahora padre, y el nuevo protagonista se llama Alfredo.

La caza es tradición que pasa de padre a hijos y  espero que en esta familia a la que pertenezco prosiga por los siglos de los siglos.

QUE ES CLUB TIERRA DE CAZA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s